Saltar al contenido

Tipos de colágeno

Tipos de colágeno

El colágeno es una proteína que se encuentra presente en el organismo de todos los animales vertebrados; esto debido a que se trata del componente más importante para la formación de tejidos (piel) y huesos. A pesar de lo que se pensaría, el colágeno es un elemento complejo; de hecho, no se trata de una sola proteína, sino de un conjunto de proteínas que tienen una relación genética. Por lo tanto, vale la pena conocer cuáles son todos los tipos de colágeno y cuál es la utilidad de los mismos.

Tipos de colágeno: Lo que debes saber

Hasta los momentos, se han registrado más de 20 tipos de colágenos diferentes en el cuerpo humano; los cuales, cuentan con cualidades y características específicas, además de que se pueden hallar en distintos lugares del organismo.

De hecho, vale la pena añadir que el colágeno es realmente abundante, ya que en lo que respecta a la proteína total, este representa hasta un 25%. En este sentido, los diferentes tipos de colágeno son:

Colágeno tipo I

Se trata del colágeno más abundante que se puede encontrar en el organismo, puesto que forma parte de los huesos, la córnea, dentina, dermis y los tendones. Este colágeno se encuentra formado en fibras de 20 a 100 nm de diámetro, pero se agrupa para formar filas de mayor tamaño. Cabe mencionar que, la función de este tipo de colágeno, es brindar resistencia y elasticidad.

Colágeno tipo II

Por su parte, este tipo de colágeno forma parte de todo cartílago encontrado en el organismo; además, también se encuentra en la notocorda, humor vítreo del ojo, la córnea embrionaria, entre otros. El colágeno tipo II se caracteriza por su capacidad de agruparse en fibras de mayor tamaño (en comparación al colágeno tipo I); no obstante, esto sólo ocurre bajo ciertas condiciones.

Ahora bien, en lo que respecta a la función de este colágeno, vale la pena aclarar que es garantizar la resistencia ante presiones intermitentes.

Colágeno tipo III

Su presencia es realmente abundante en el tejido conjuntivo laxo, aunque también se encuentra en la dermis, el estroma de varias glándulas y en las paredes de los vasos sanguíneos. Asimismo, el colágeno tipo III constituye las fibras reticulares y una de sus funciones más importantes, es sostener los órganos expandibles del cuerpo.

Colágeno tipo IV

A diferencia de los demás tipos de colágeno, este no se agrupa en fibrillas; en su lugar, se ocupa de crear un fieltro con ciertas moléculas y proteínas. Cabe mencionar que, se encuentra presente en la lámina basal y una de sus funciones principales, es sostener y filtrar.

Colágeno tipo V y VI

Estos colágenos hacen gran presencia en el tejido intersticial, esto quiere decir que se encuentran en el intersticio; conocido por ser el espacio que separa la piel y los órganos, así como también los músculos. Cabe mencionar que, el intersticio está lleno de líquido y este cuenta con colágeno V y VI.

Por su parte, es útil añadir que ambos tipos de colágeno se asocian con el colágeno tipo I. Ahora bien, en lo que respecta a funciones, el colágeno V aporta resistencia a los tejidos; mientras que, el colágeno VI sirve de anclaje a las células del entorno en el que se encuentra.

Otros colágenos

Como bien se ha mencionado, son más de 20 colágenos los que se pueden encontrar en el organismo; por lo tanto, para comprender de manera simple su utilidad, es preciso resumir sus funciones en el cuerpo. En este sentido, estos son los otros colágenos importantes del cuerpo:

  • Tipo VII: Forma parte de la lámina basal:
  • Tipo VIII: Influye en el funcionamiento de la fisiología vascular.
  • Tipo XIII: Está asociado a la membrana celular, y actúa junto a los colágenos I y III.
  • Tipo XVIII: Se encuentra presente en las membranas vasculares, basales y epiteliales.
  • Tipo XXI: Forma parte de los músculos cardíacos, las encías y otros tejidos.

Ahora bien, los demás tipos de colágenos influyen en muchos otros lugares del organismo, como por ejemplo la médula ósea, en cartílagos, células endoteliales, entre muchos otros.

Importancia del colágeno: ¿Qué ocurre cuando los niveles de colágeno no son ideales?

Importancia de los tipos de colágeno

Las distintas funciones que ejercen los tipos de colágeno son realmente importantes para el funcionamiento del cuerpo. Es por ello que, resulta necesario saber que la deficiencia de esta proteína es algo que puede ocasionar graves consecuencias.

De hecho, los niveles bajos de colágeno afectan las articulaciones, huesos, piel, cabello y uñas. Asimismo, también pueden generar molestias en los músculos y ocasionar el envejecimiento prematuro.

Por lo tanto, es recomendable saber que los niveles de colágeno pueden disminuir por distintos motivos, y entre ellos se encuentran:

  • El desgaste excesivo de las articulaciones: Está relacionado comúnmente a la práctica de deportes, así como la realización de actividades que requiera el constante uso de fuerza.
  • El aumento de la edad: Con el tiempo la producción de ciertas proteínas disminuye y entre estas se encuentra el colágeno, por lo que es necesario consumir suplementos de dicha proteína.
  • Factores genéticos: Es posible que por motivos genéticos, el organismo de ciertas personas tienda a reducir la producción de colágeno antes de tiempo y esto, ocasionaría la deficiencia de la proteína de forma prematura.
  • Alimentación inadecuada: A pesar de lo que se pensaría, la alimentación es esencial para el correcto funcionamiento del organismo; es por ello que, si se tiende a seguir dietas descontroladas, se podría ver afectada la producción de proteínas y entre ellas el colágeno.

¿Qué maneras existen para obtener los distintos tipos de colágeno?

Obtener distintos tipos de colágeno

Como bien se ha mencionado, los distintos tipos de colágeno son producidos por el organismo de manera natural; sin embargo, cuando existe deficiencia en la producción de esta proteína, resulta necesario encontrar otros métodos para obtenerla.

En este sentido, es útil mencionar que las formas más recomendables para obtener colágeno, son:

  • Consumir alimentos nutritivos: Mejorar la dieta es primordial, por lo que se recomienda incluir alimentos que contengan aminoácidos, prolina, vitamina C, vitamina A, entre otros. De esta manera, se fomentará la producción de colágeno en el organismo.
  • Ingerir suplementos: Otro método más efectivo es tomar suplementos de colágeno, estos potenciarán los niveles de dicha proteína y ayudarán a combatir distintos problemas. Sin embargo, es necesario que la ingesta de suplementos sea recomendada por un médico especializado.
  • Someterse a procedimientos estéticos: Si los problemas que se están experimentando se relacionan directamente con el aspecto de la piel, el cabello y las uñas, es recomendable someterse a procedimientos estéticos que ayuden a este fin. Para ello, es recomendable dirigirse previamente a una consulta médica para que allí, se pueda recibir la asesoría necesaria.
Tipos de colágeno
5 (100%) 1 vote